logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Violencia Machista

Violencia Machista

El acceso y uso casi generalizado de las tecnologías de la comunicación por parte de la generación más joven ha traído también consecuencias negativas, como el aumento de las formas de control hacia su pareja. Ésta es una de las formas en las que se manifiesta la violencia machista en la actualidad.
La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género es una de las muchas entidades que se suman a la marcha del sábado 7 de noviembre. Conversando con su portavoz, Bernar Escudero, comprendemos que hay muchos hombres que rechazan la sociedad sexista y patriarcal que les ha tocado vivir. En la lucha por la igualdad y contra la violencia de género las mujeres hemos estado solas mucho tiempo. Incomprendidas, a veces, incluso por otras mujeres que también se han educado y han crecido en un entorno machista que obligaba a aguantar y obedecer primero al padre y luego al compañero. Pero hace años que en la lucha se han unido hombres y mujeres, porque no todos los hombres están de acuerdo con los roles y el papel que les ha tocado desempeñar en la sociedad patriarcal. Movimientos de hombres que reivindican una sociedad igualitaria de verdad.
En un monográfico anterior sobre Violencia de Género explicábamos cómo este tipo de violencia es la mayor agresión registrada en la historia del ser humano, cómo la sociedad patriarcal instaurada desde los albores de las antiguas civilizaciones ha sometido cruelmente a la mujer manteniéndola sumisa respecto al varón. Hoy nos vamos a centrar en una de sus expresiones más perversas, la Caza de Brujas.
Los Movimientos Feministas gritan basta. Basta de violencia machista, de asesinatos; basta de desigualdades, de opresión a la mujer; y basta de recortes en servicios sociales que ayudan a aquellas que han sido maltratadas o que han visto vulnerados sus derechos. Por eso han convocado para este sábado 7 de noviembre una marcha a nivel estatal para protestar por la situación actual y reclamar que la violencia machista sea una cuestión de Estado.