logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Vivienda
Martes, 22 Noviembre 2016 17:04

Siempre hubo ricos y pobres. La vivienda en el Imperio Romano.

Insulae de Ostia Antica Insulae de Ostia Antica Dennis JArvis
Por 

Cuando afrontamos el estudio de la vivienda en la época romana, en la mayoría de los manuales nos hacen referencia a las Domus y las Villae. Viviendas de propiedad unifamiliar a la que tenían acceso sólo las clases dominantes de la sociedad romana. Pero, ¿le cuentan a nuestros escolares dónde vivían el resto de clases sociales, personas libres y libertos? ¿Dónde habitaba la plebe romana que gritaba y vociferaba en los circos y anfiteatros, y que formaban la mayoría del cuerpo social? Hoy nos fijaremos en las insulae.

Como hemos referido, en la época romana las viviendas con un propietario único y que estaban destinadas para que viviera en ella una sola familia y sus esclavos, se llamaban Domus. En este enlace que os proponemos del Ministerio de Cultura podéis encontrar una descripción muy detallada de las características de esas viviendas. Estas mismas construcciones, pero ya no en el ámbito urbano si no en el rural, las casas de campos de los más adinerados, se denominan Villae.

Sin embargo, no eran estos lugares donde habitaba la mayoría de la población de la época. Por el contrario, la mayoría de las personas que habitaban en las ciudades, lo hacían en construcciones de una altura media de cinco pisos y que estaban destinadas a albergar a varias familias.

Para que os hagáis una idea de la diferencia que había entre las viviendas de los más ricos con respecto a la de la mayoría de la sociedad romana, hemos extraído este párrafo del documento elaborado por Contra Clave y que nos ha servido como fuente, y que resulta de lo más ilustrador: "Eran en general estrechas, poco confortables, carentes de agua corriente y retrete, con poca luz y hechas con materiales de mala calidad, por lo que los hundimientos y los incendios eran muy frecuentes". Una situación que nos ha llegado a través de las reflexiones de Vitrubio, uno de los principales referentes en el estudio arquitectónico de la época.

Estas construcciones, en general, tenían un solo propietario que a su vez las alquilaba a las distintas familias. O bien, sobre todo entre comerciantes en sus distintos grados, se unían varias familias para adquirir una de estas construcciones y borrar la mancha social que suponía no disponer de la propiedad de una vivienda entre las clases dominantes.

Como se puede observar, a pesar del tiempo que ha pasado, la vivienda en nuestra época, como en la época romana y en cualquier etapa de nuestra historia en la que nos hubiéramos fijado, es el indicador externo más palpable del estrato socio-económico en el que vivimos, así como el ejemplo más revelador de que, cuando hablamos de historia, sólo divulgamos la historia de los poderosos, mientras que la más real de cada una de las personas que componen el cuerpo social, sigue escondida en los trabajos de los profesionales de la historia, deseando ser descubierta.

La mayoría de nuestros antepasados romanos vivían en alquiler en una Insulae, y ni siquiera podían soñar con que algún día una casa sería suya. ¿Les suena?

Para más información:

Página del Ministerio de Cultura que desarrolla la evolución global del Imperio Romano

Tema 2 de un trabajo desarrollado por Contra Clave publicado en abierto en la red.

La Domus Romana. Un ejemplo particular: La Domus del Mithraeum. Web muy completa y recomendable desarrollada por Profesores de Secundaria.