logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Movilidad Sostenible

Movilidad Sostenible

Botas biónicas para caminar a 40 km/h, tranvías alimentados con hidrógeno y cuya única emisión es agua, coches 'Escabarabajo' que funcionan con energía solar y eólica. La tecnología y la inventiva se alían con el concepto de "movilidad urbana sostenible", para ofrecer medios de transporte concebidos para la ciudad y que no contaminen nada en absoluto.
Más de la mitad de los andaluces tiene una bicicleta, y aproximadamente el 80% sabe utilizarla. Sin embargo, aún existe una mayoría de personas que sigue utilizando el coche para desplazarse por la ciudad en vez de la bicicleta, como ocurre en Holanda y otros países de la zona centro y norte de Europa. Nuestras ciudades siguen estando pensadas para los coches y, aunque en Andalucía se está haciendo una apuesta importante, estamos ante un cambio de mentalidad, una transformación social que sucede lenta pero irremediablemente.
Desde hace unos años, Andalucía se ha convertido en referente en movilidad sostenible, en gran medida gracias al Plan Andaluz de la Bicicleta impulsado por la Junta de Andalucía. Uno de los objetivos de este Plan es conseguir que las áreas metropolitanas de las ocho capitales de provincia de Andalucía, más otros municipios importantes como Jerez de la Frontera y Algeciras, desarrollen una cultura ciclista e incorporen la bicicleta como un elemento clave de su sistema de movilidad, de forma que constituya una alternativa real al coche para los desplazamientos rutinarios. Sin embargo, hace una semanas Izquierda Unida denunciaba que el gobierno socialista de la Junta ha retirado 11,2 millones de euros del presupuesto destinado al Plan Andaluz de la Bicicleta de 2015. Nos hemos puesto en contacto con uno de los colectivos ciclistas de nuestra comunidad, Doble Fila, y hemos conversado sobre movilidad sostenible con uno de sus integrantes, Julio Valdivia.
La evolución política de Niceto Alcalá Zamora (Priego de Córdoba, 1877 – Buenos Aires, 1949), contiene en sí misma la evolución de la vida política española a principios del siglo XX. En esa época, la monarquía borbónica derivaba en un sistema bipartidista caduco y agotado, y terminó por romperse tras respaldar un golpe de Estado militar que finalmente desembocó en la destrucción del sistema que había diseñado Cánovas 50 años antes.