logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Movilidad Sostenible
Miércoles, 15 Abril 2015 13:32

Repasamos la figura del primer presidente de la II República

Repasamos la figura del primer presidente de la II República es.paperblog.com
Por 

La evolución política de Niceto Alcalá Zamora (Priego de Córdoba, 1877 – Buenos Aires, 1949), contiene en sí misma la evolución de la vida política española a principios del siglo XX. En esa época, la monarquía borbónica derivaba en un sistema bipartidista caduco y agotado, y terminó por romperse tras respaldar un golpe de Estado militar que finalmente desembocó en la destrucción del sistema que había diseñado Cánovas 50 años antes.

Durante ese tiempo, D. Niceto pasó de ser un declarado liberal monárquico a encabezar y presidir la II República Española desde 1931 a 1936.
El 17 de junio de 1930 se rubricó el Pacto de San Sebastián, un acuerdo entre las distintas fuerzas políticas españolas para derribar la dictadura amparada por la monarquía de Alfonso XIII y que supuso el germen de un movimiento popular que reivindicaba la instauración del sistema republicano en España. En ese pacto, y posteriormente presidiendo el Comité Ejecutivo que debía dirigir la transición hacia la República, estaba el cordobés Niceto Alcalá Zamora representando junto a Miguel Maura la Derecha Liberal Republicana.

Esta deriva hacia el republicanismo de las derechas liberales en España se encarna perfectamente en la evolución ideológica de Alcalá Zamora. En su juventud, Niceto se había destapado como un auténtico coloso intelectual, consiguiendo la licenciatura de Derecho con tan sólo 17 años, y pasando a formar parte del Consejo de Estado como letrado con tan solo 22.

A partir de ese momento, Alcalá Zamora que había sido elegido por primera diputado, por la circunscripción de La Carolina en 1905, ocuparía varios cargos en los distintos gobiernos que se fueron sucediendo en el inestable inicio de siglo en España, siendo ministro de Fomento entre 1917 y 1918 y ministro de Guerra entre 1922 y 1923, hasta que finalmente el golpe de Miguel Primo de Rivera pusiese fin al sistema bipartidista que funcionaba en España desde 1875.

El apoyo de la monarquía de Alfonso XIII al golpe y a la posterior dictadura provocaron que Alcalá Zamora retirara su apoyo al sistema monárquico en un discurso en el Teatro Apolo de Valencia, en el que dejaba clara su opción por una República en España que tuviera su espejo en la Tercera República Francesa.

Gobierno Provisional y Presidente de la República

Dos días después de las elecciones municipales celebradas el 12 de abril de 1931, el 14 de abril se proclama la II República Española, y se conforma un Gobierno Provisional del que formaría parte hasta que la tensión independentista catalana le hizo dimitir junto a Maura el 14 de abril de 1931. Sin embargo, temiendo que esta fragmentación del bloque de San Sebastián que había dirigido la transición hacia la República pudiera poner en riesgo al naciente sistema, los partidarios de Azaña y los socialistas le ofrecieron el cargo de Presidente de la República, cargo que juró el 11 de diciembre de 1931 y en el que permanecería hasta el 11 de mayo de 1936.

Con su nombramiento, se ponía al frente de la República a un hombre que contaba con una magnífica reputación entre las derechas españolas con el objetivo de equilibrar la representación política y preservar el prestigio de la República como un sistema de gobierno para todos, y no solo una ideología representada por sectores de la izquierda.

Alcalá Zamora era un derechista reconocido, un liberal que comprendió que la Monarquía y el sistema que representaba significaban el pasado de unas instituciones anacrónicas a las que había que llevar al siglo XX. Y en ello trabajó durante sus 5 años de presidencia, procurando equilibrios con los sucesivos presidentes del Gobierno, especialmente con Azaña, que lo sería del primer gobierno republicano y finalmente sería el sucesor de Alcalá Zamora como máxima autoridad del Estado republicano español.

Guerra Civil, exilio y muerte

El primer presidente de la II República Española se encontraba en Noruega cuando se produjo el Golpe de Estado Militar el 17 de julio de 1936. Alcalá Zamora decidió no regresar a España y se asentó en Francia. En el país vecino sufrió el inicio de la II Guerra Mundial y las dificultades que el Gobierno colaboracionista de Vichy impuso para republicanos españoles, por lo que decidió trasladarse a Argentina, país al que llego tras 441 días de un penoso viaje del que nunca regresaría, ya que murió en Buenos Aires en el año 1949, después de haber rechazado la vuelta a la España franquista, que se había tramitado por estar casado uno de sus hijos con la hija del militar golpista Queipo de Llano.

Finalmente, sus restos mortales regresarían a Madrid en 1979, una vez muerto el dictador español e instaurado el régimen democrático consagrado mediante la Constitución de 1978. Los restos mortales de este cordobés, la persona que durante mayor número de años, cinco, ha asumido el cargo de Presidente de una República Española descansan en el cementerio de la Almudena de Madrid. No obstante, no lo hace su memoria que ha sido motivo de disputa entre una familia, que ha custodiado durante 70 años los diarios y correspondencia privada del Alcalá Zamora, y los herederos de éste, tras haber sido localizados por la Unidad de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil en el año 2008. Finalmente en 2011, la editorial Esfera de los Libros publicaría parte de estos valiosos documentos históricos.

Podéis encontrar más información en:

Museo Niceto Alcalá Zamora ( Priego de Córdoba)

Los Diputados por Andalucía de la Segunda República 1931-1939 (Leandro Álvarez Rey)

Memoria de España. Capítulo titulado: España, España