logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Mujer y empleo
Jueves, 01 Mayo 2014 09:17

Devenir histórico de la incorporación de la mujer al mundo laboral

Por 

¿Cuál ha sido el recorrido histórico para que, avanzado el siglo XXI, todavía exista desigualdad entre hombres y mujeres... aunque no tanta como hace apenas un par de generaciones?

En la época grecorromana, a la mujer no se le consideraba ni siquiera como ser independiente. En Roma, era una pertenencia más del Pater Familias, que podía disponer de su esposa o hijas en la forma que considerara adecuada sin que la opinión de la mujer tuviera ningún tipo de valor.

Algo parecido sucedía en Grecia, la cuna de la democracia que, sin embargo, nunca se extendió a las mujeres que no tenían derecho de ciudadanía y por la tanto capacidad alguna de intervenir en su futuro individual o en el de la sociedad.

Siguiendo por este recorrido histórico, no cambiaron las cosas mucho durante la Edad Media y principios de la Edad Moderna, especialmente por el dominio de la mentalidad patriarcal católica, que al igual que la protestante, mantenían la supeditación de la mujer con respecto al varón.

Con la llegada de la Edad Contemporánea y las revoluciones industriales, la mujer dio un paso adelante en la incorporación al mundo laboral en el ámbito de las nuevas fábricas que proliferaron por toda Europa. En este sentido, y aunque el trabajo efectivo que la mujer realizaba en la fábrica era similar al masculino, seguían manteniéndose discriminaciones y limitando el acceso al trabajo de la mujer.

Así, no fue hasta la II Guerra Mundial, y sobre todo en EEUU, hasta que no se produjo una incorporación masiva de la mujer al trabajo, y ello como consecuencia de que la mayoría de los hombres se encontraban en el frente y no había capacidad humana suficiente como para hacer funcionar las fábricas que abastecían las necesidades de la guerra.

Pero, la guerra terminó, los hombres volvieron del frente y la sociedad patriarcal, que entonces y ahora domina las principales escalas de poder, quiso revertir la situación devolviendo a la mujer al ámbito del hogar, algo que tuvo una fuerte contestación por parte de las mujeres que habían conseguido un cierto nivel de independencia y que no estaban dispuestas a volver a la situación anterior.

El 1 de Mayo, día de los trabajadores y trabajadoras, se celebra en conmemoración de la huelga que protagonizaron los trabajadores norteamericanos en 1886 y en la que reclamaban la jornada laboral de 8 horas. Aquel 1 de Mayo se saldó con la muerte de cientos de trabajadores que habían secundado la huelga y por ese motivo se instauró esta celebración.

Por otra parte, el 8 de marzo celebramos el Día de la Mujer Trabajadora, un festividad que al igual que el 1 de Mayo conmemora la lucha por los derechos de las trabajadoras y la crueldad de las clases dominantes. En este caso, se celebra porque el 8 de marzo en 1908 en Nueva York, 129 mujeres fueron asesinadas tras la quema de una fábrica, Cotton Textil Factory, por los propios dueños de la misma, por reivindicar aquellos derechos que les pertenecen como trabajadoras, siendo éstos mejoras laborales, aumento de salario y el resultado del trabajo infantil.