logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Orgullo
Miércoles, 25 Junio 2014 13:17

El Día del Orgullo LGTB, una reivindicación necesaria

Dos manifestantes reclaman igualdad de derechos para los homosexuales Dos manifestantes reclaman igualdad de derechos para los homosexuales Wikipedia
Por 

El Día del Orgullo LGTB, en referencia a las iniciales de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, se celebra en muchas ciudades de España y del mundo entero con una colorida cabalgata. Pero es un error quedarse sólo en la parte festiva de este día, y olvidar que tiene y mucho de reivindicación. De hecho, se celebra el 28 de junio (o un fin de semana cercano a esta fecha) en conmemoración de los disturbios que tuvieron lugar ese día de 1969 en el pub Stonewall, de Nueva York, cuando una redada policial provocó el levantamiento de lo que luego se conocería como movimiento pro-derechos homosexuales.

Por entonces, los homosexuales vivían reprimidos por una sociedad que en su mayoría no los aceptaba. Afortunadamente, en estos años la situación ha cambiado y cada vez son más los derechos que les son reconocidos a esta comunidad, que el 28 celebra no sólo una cabalgata festiva, sino mucho más, el orgullo de mostrarse abiertamente, sin vergüenza, sea cualquiera que sea su orientación o identidad sexual.

Es cierto que nuestro país es de los más avanzados en cuanto a derechos homosexuales. De hecho, en 2005 se convirtió en uno de los primeros países en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, y además cuenta con una de las legislaciones más progresistas en temas relativos a la comunidad homosexual, como la adopción. Pero eso no oculta que sigue habiendo homofobia en la sociedad y con casos bastante graves. Según fuentes de la Secretaría de Estado de Seguridad, en 2013 se registraron en España 452 delitos relacionados con la orientación sexual. Delitos que van desde los abusos sexuales y las vejaciones, hasta los ataques violentos.

Estos datos no recogen otras formas de violencia como es la discriminación, una forma de represión que tiene su máximo exponente durante la etapa escolar. Un estudio del colectivo Cogam, denuncia que el 90% de los alumnos de secundaria reconoce que existe homofobia en sus aulas. Según este mismo estudio, 1 de cada 10 estudiantes que han revelado su orientación sexual sufre agresiones físicas en su centro educativo, lo que hace que el 80% de los jóvenes de entre 12 y 17 años que se sienten no heterosexuales prefieran mantener oculta su identidad sexual por miedo. Unas cifras que contrastan con la legislación progresista de nuestro país. "Un momento en el que la ley ha conseguido avances muy importantes vemos que la realidad es que el alumnado hereda de sus familias una educación en la que hay muchos prejuicios", comenta Ignacio Jassa, del grupo de educación de Cogam.



En el mismo sentido se expresa el informe sobre 'Acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio en adolescentes', del colectivo Jóvenes LGTB, que recoge que más del 56% de estos jóvenes ha sufrido algún tipo de violencia psíquica o física en el ámbito educativo. Este acoso llega hasta tal punto que el 43% de las víctimas ha pensado en suicidarse y un 17% lo ha intentado. La clave para revertir esta situación, como casi siempre, es la educación. "La prevención viene a través de los valores, no solamente familiares sino también la educación en la escuela", asegura la psicóloga Elena Martín, que aboga por "una educación flexible y una educación en la tolerancia".

Pero la homofobia no es algo exclusivo del ámbito escolar, desgraciadamente. A diario vemos y escuchamos comentarios o actitudes homófobas, tanto en la calle como en los propios medios de comunicación. La última queja de este colectivo es la publicación y venta en nuestro país de tres libros del psicólogo estadounidense Joseph Nicolosi, quien afirma que la homosexualidad se puede curar. Una consideración de la homosexualidad como enfermedad que parece increíble que siga existiendo en pleno siglo XXI, lo que hace necesario que sigan existiendo manifestaciones como la del Orgullo. "Tenemos que luchar por tanto mucho y muy fuertemente para erradicar la homofobia en todas sus formas", argumenta Boti Garcia, Presidenta de la Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales.

La situación es más grave si miramos al exterior. Y es que la homosexualidad se sigue considerando un crimen en 76 países del mundo, el 40% de estados de las Naciones Unidas. De ellos, 5 incluso contemplan la pena de muerte como castigo. Se trata de Irán, Arabia Saudí, Yemen, Mauritania, Sudán, y algunas regiones de Nigeria y Somalia. África es el continente con más casos de violencia y persecución homófobas. 38 de los 54 estados africanos tienen leyes que condenan a prisión a los homosexuales y sólo Sudáfrica tiene una legislación que penaliza la discriminación contra este colectivo. Ser homosexual en África significa vivir con miedo a ser perseguido y apaleado, incluso por miembros de tu propia familia. Amnistía Internacional denuncia que estas persecuciones esconden la auténtica realidad de estos países, con hambre, corrupción y miseria. "Hay países donde la corrupción es muy poderosa y también la Iglesia es muy poderosa, con lo cual se busca al homosexual como chivo expiatorio", denuncia Violeta Assiego, portavoz de este organismo internacional.



Como vemos, se ha avanzado mucho respecto a los derechos homosexuales pero aún queda mucho por hacer, sobre todo en otros países. Es por ello que el lema reivindicativo del Día del Orgullo LGTB de este 2014 reclama unos Derechos Humanos Internacionales, que protejan en todos los países del mundo el derecho a tener la identidad y la orientación sexual que se quiera sin ser discriminado por ello.

-->
-->