logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Participación

Participación

Una de las principales temas que han saltado a la opinión pública es la necesidad de incrementar los niveles de participación ciudadana. Por ello, y coincidiendo con la aprobación de la Ley de Participación Ciudadana de Andalucía, analizamos el verdadero alcance y las alternativas para un nuevo impulso democrático.

El 31 de Mayo del pasado año, coincidiendo con la celebración del 9º Congreso de Voluntariado y Participación, se presentaba el Documento de Propuestas para el Anteproyecto de Ley Andaluza de Participación Ciudadana
La democracia directa, es una forma de democracia en la que las decisiones las toma directamente el pueblo mediante participación en asambleas que toman decisiones vinculantes a la hora de promulgar o derogar leyes. Este tipo de democracia contrasta con la que tenemos en nuestro país, la democracia representativa, en la que una minoría representa al pueblo y toma decisiones por ellos que es mayoritaria en gran parte de los países occidentales.
Los presupuestos participativos han sido, hasta la fecha, la oportunidad más cercana que hemos tenido los ciudadanos de decidir directamente sobre la inversión en nuestros municipios. El proceso resultaba algo complejo. Es posible que con la práctica hubieran mejorado algunos de los mecanismos de participación y toma de decisiones, pero con la excusa de la crisis, en algunos sitios, se decidía acabar con  la experiencia.
El objetivo principal es el de desarrollar procesos, instrumentos y canales de participación para mejorar la comunicación y desarrollar la corresponsabilidad entre los poderes públicos y la ciudadanía. Estamos hablando de la futura Ley Andaluza de Participación Ciudadana, cuyo anteproyecto está listo para recibir el visto bueno del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía este mes de marzo.