logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Sanidad Pública
Jueves, 19 Febrero 2015 01:54

Menos personal y más lista de espera, consecuencias de los recortes sanitarios en Andalucía

Participante en las movilizaciones de la 'Marea Blanca' Participante en las movilizaciones de la 'Marea Blanca' Wikimedia
Por 

En Andalucía hay 1.500 centros sanitarios y 47 hospitales. El Servicio Andaluz de Salud, según sus propias cifras de hace casi un año, cuenta con unos 85 mil trabajadores y trabajadoras; de ellos, 1 de cada 4 son profesionales no sanitarios, dedicados a tareas de gestión y burocráticas. Los recortes llegaron a todas las comunidades y sectores, incluido el pilar del estado del bienestar: la sanidad. ¿Cómo se traducen en la atención a los pacientes y en la situación de su personal?

Las listas de espera han aumentado de forma generalizada en Andalucía en los últimos años. En Córdoba, el número de pacientes que esperan una operación en el Hospital Reina Sofía ha subido un 40 por ciento desde el año 2012. Se ha pasado de 4.366 pacientes en junio de 2012 a 6.121 en el mismo período del pasado año. También ha subido el número de personas que están en lista de espera en la capital cordobesa para pruebas de diagnóstico, como tacs, biopsias o endoscopias, de 1.278 a 2.171, casi un 70 por ciento. En junio, en la provincia cordobesa había 3.291 personas a la espera de su cita.

Otro caso, este el de la ciudad de Huelva y de sus dos hospitales de referencia, el 'Juan Ramón Jiménez' y el 'Infanta Elena'. En el año 2008 contabilizaban 2.131 pacientes a la espera de una intervención quirúrgica. En 2014, son ya 3.982 personas las que guardan su turno. En tan sólo seis años ha crecido en un 47 por ciento el número de onubenses que están esperando una operación.

Hospitales del Servicio Andaluz de Salud
Una calidad en el servicio que depende muchísimo de los profesionales que se dedican a él: su número, la formación y especialización que tengan y los medios técnicos de los que dispongan. "Caos en el SAS: despidos exprés y reubicaciones sin previo aviso"; así titulaba el periódico El Mundo, a finales del pasado mes de enero, una noticia en referencia a la situación de los eventuales del SAS. 8.500 personas, profesionales de la sanidad pública, pendientes de cuál será su situación el 1 de marzo, fecha plazo para su renovación y para recuperar la totalidad de su contrato y salario, que con los recortes y aún a día de hoy, es del 75 por ciento del que les corresponde. Un ejemplo de cómo esta situación se traslada a los usuarios se producía el 29 de enero. El Diario de Cádiz se hizo eco de que ese día, en el servicio de urgencias del Hospital de Puerto Real, sólo habían tres médicos para atender a la totalidad de los pacientes; una situación que achacaban a que el SAS no había renovado a 13 de los 20 médicos del servicio de Urgencias. Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en un tuit del 28 de enero, afirmaba: “Todos los eventuales de la sanidad andaluza recuperarán íntegramente su jornada laboral y su salario el 1 de marzo. Era nuestro compromiso”. Una renovación del compromiso que se produce en plena campaña electoral y que debería cumplirse tres semanas antes del día de las elecciones.

Ya en septiembre pasado, Susana Díaz prometía en un programa de Canal Sur que en este año, 2015, estos profesionales recuperarían la totalidad de salario y contrato. Más aún, reconocía el papel fundamental de estos profesionales para que los recortes no se trasladaran a las personas usuarias del Servicio Andaluz de Salud. El mismo mes en el que una sentencia del juzgado de lo Social nº3 de Cádiz obligaba a readmitir a un profesional eventual sanitario del Hospital Punta Europa de Algeciras. Dicha sentencia reconoce que el profesional había estado contratado de forma irregular encadenando contratos de hace más de 10 años y puede abrir la puerta a miles de profesionales de la sanidad en Andalucía que se encuentran en la misma situación. En los informativos de la misma cadena, Manuel Martos, abogado de la Asociación de Eventuales del Servicio Andaluz de Salud, señalaba que, tras esta sentencia, "unos dieciesiete mil trabajadores eventuales pueden solicitar que se les reconozcan las plazas como laborales, pero lo tienen que pedir". En el siguiente vídeo se resumen las posturas de la Junta de Andalucía y de AESAS, en relación a esto:

La historia de los y las profesionales eventuales de Andalucía la resume el blog de Diagonal, Cuerpo Médico Crítico: una primera parte de reducción de un 25 por ciento de contrato y salario por parte del SAS, una segunda parte con la reacción de los eventuales a ello, denuncias judiciales incluidas; el episodio más reciente es la promesa de la Junta de Andalucía, a través de su presidenta, de que los eventuales recuperarían todo lo perdido por los recortes; un anuncio hecho después del de la convocatoria de elecciones autonómicas.



La privatización de la sanidad pública en el Estado español

Los recortes y las políticas llevadas a cabo en materia sanitaria en el conjunto del Estado no sólo han causado, como dicen estos datos y las declaraciones, un empeoramiento del servicio a las personas usuarias, sino también de las condiciones de los profesionales de los sistemas públicos de salud. De hecho, otras consecuencias menos palpables llevan consigo intentos de privatización de parte de los recursos sanitarios públicos; en mayor o menor medida, dependiendo también de qué partido gobierne en cada comunidad autónoma. Los intentos de privatización han llegado más lejos en Madrid, Cataluña, Galicia o Castilla-La Mancha, mientras que Andalucía es una de las comunidades donde el sistema sanitario público se mantiene como tal de forma más completa. De hecho, el Real Decreto Ley 16 del año 2012 ya introducía formas de privatización en las formas de financiación y aseguramiento. Y algunas comunidades autónomas han realizado ya políticas en dicho sentido al amparo de este marco legal.

Un artículo de eldiario.es, Breve historia de la privatización sanitaria en España, señala sus mecanismos, que podrían resumirse en:
- Privatización de la financiación. Aquí estaría incluido el copago por medicamentos, transporte y dietas; también la desgravación de los seguros por parte de las empresas.
- Privatización de los seguros médicos, como es el caso de las mutuas.
- Obtención de algunos servicios por empresas privadas, como los conciertos y la externalizaciones.
- Gestión privada/titularidad pública: empresas públicas y fundaciones, entre otras formas jurídicas.
- Gestión privada/titularidad mixta, como los consorcios.
- Gestión y titularidad privada: se trata de la privatización de la planificación, el control, los servicios centrales y la alta tecnología de un hospital. También comprende otro tipo de concesiones administrativas o por áreas de salud.

-->
-->