logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Al Natural 2.0
Viernes, 15 Enero 2016 11:18

Plataforma Aire Limpio vs Cosmos: la polémica se agudiza

Protestas contra la incineradora Cosmos Protestas contra la incineradora Cosmos cordobaenlimpio.org
Por 

Esta semana nos hacemos eco de una polémica que se está viviendo en la ciudad de Córdoba y que reabre debate entre empleo y medio ambiente. La plataforma Aire Limpio de Córdoba lleva meses demandando que se cumplan los compromisos adquiridos y se prohíba a la empresa Cosmos quemar residuos de plásticos agrícolas, lodos de depuradora y neumáticos usados como combustible para su actividad empresarial. La cementera argumenta que para para ellos es más barato usar estos materiales en lugar de los combustibles habituales y que este abaratamiento de costes repercute en el mantenimiento y la creación de puestos de trabajo.

La Plataforma Aire Limpio lleva años denunciando las repercusiones para la salud y el medio ambiente que tiene esta cementera, situada en el casco urbano de Córdoba. Pero en las últimas semana se ha reabierto porque el Ayuntamiento de Córdoba no tienen previsto autorizar a Cosmos que incinere este tipo de recursos, y además, en la reordenación urbana que planea el consistorio, la fábrica debería cambiar su emplazamiento.

La empresa está desarrollando en los últimos meses una campaña para desmontar los argumentos de la plataforma Aire Limpio y ganarse el apoyo ciudadano. En dicha campaña se está incluso diciendo a la plantilla que sus puestos de trabajo dependen de la incorporación de estos residuos como combustible en el proceso de fabricación, según ha denunciado Juan Escribano Gutiérrez, profesor Titular de Universidad de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la UCO. La campaña ha calado y el comité de empresa ha acusado a la plataforma Aire Limpio de hacer peligrar con sus protestas 250 puestos de trabajo.

Según Ecologistas en Acción "quemar residuos que podrían reutilizarse, generando además sustancias muy contaminantes, es un sinsentido. Pero las grandes compañías cementeras presionan mucho para continuar con la incineración. Y es que con esta actividad reciben subvenciones, se ahorran el coste del combustible y encima pueden vender más derechos de emisión de carbono".

Las cementeras que se reparten por distintas partes de nuestra geografía se han intentado presentar como aliadas en la gestión de residuos prestando sus hornos como incineradoras: ellas obtienen combustibles y la sociedad elimina basura y residuos. Todos recordaréis el ofrecimiento que hicieron estas empresas para quemar las harinas cárnicas tras el escándalo alimentario de las vacas locas.

La industria cementera es, por sí, muy contaminante, y lo es aún más si incinera como combustible residuos plásticos o neumáticos. De ahí el rechazo ciudadano de proyectos como el de Córdoba o el de Niebla, en la provincia de Huelva, cuyos ciudadanos también llevan años luchando contra esta actividad.