logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Rincones del Sur
Jueves, 23 Abril 2015 08:38

5 monumentos que debes visitar para conocer Al-Ándalus

Medina Azahara Medina Azahara Wikipedia
Por 

La huella de Al-Ándalus está presente en numerosas obras de arte y arquitectura. Desde la Alhambra de Granada, ese palacio donde residían los últimos reyes musulmanes hasta que fueron expulsados de la Península, hasta el Real Alcázar de Sevilla, una de las mejores muestras del arte alohade, hasta la Mezquita de Córdoba, la tercera en extensión del mundo. Hoy seguimos descubriendo esta herencia en otros enclaves imprescindibles.

MEDINA- AZAHARA

En plena Sierra Morena, a tan sólo 8 km de Córdoba, encontramos los restos de esta ciudad palatina que mandaría construir el califa Abderramán III en el año 929. La cultura popular dice que la hizo en honor de su mujer favorita "Azahara" y que no reparó en gastos. Considerado el Versalles de la Edad Media, este conjunto estaba distribuido en tres terrazas y con un trazado rectangular frente a los laberintos del estilo urbano musulmán. Los textos literarios e históricos se hacen eco de las cuantiosas sumas dedicadas a su construcción, de su monumentalidad y esplendor artístico.

Sin embargo, transcurridos poco menos de cien años, todo este conjunto monumental y fastuoso quedó reducido a un inmenso campo de ruinas, ya que fue destruido y saqueado en el 1010, como consecuencia de la guerra civil que puso fin al Califato de Córdoba. Hoy solo quedan las ruinas de esta gran ciudad que contaba con murallas, alcázar, viviendas y mezquita, un yacimiento declarado Bien de interés cultural desde el año 1923.

ALCAZABA DE MÁLAGA

Es una fortificación palaciega de la época musulmana, construida sobre las ruinas de un edificio de origen fenicio-púnico, en las faldas del monte Gibralfaro. Está considerado el prototipo de la arquitectura militar del periodo taifa, siglo XI, con su doble recinto amurallado y gran cantidad de fortificaciones, de hecho disponía de 110 torres principales como la Torre del Homenaje, y otras menores. Esta torre de planta casi cuadrada, obra del siglo XIV, se encuentra al final del barrio castrense o barrio de viviendas. En su parte alta, se construiría una vivienda con salas y patio, pero de la escalera no quedan huellas.

BAÑOS ÁRABES DE RONDA

Entre la arquitectura de Al-Andalus destaca la abundancia de baños o hamman, esenciales para la higiene, como los Baños Árabes de Ronda. Son de época nazarí (s. XIII-XIV) y están situados en la zona de la antigua judería. A pesar de su extraordinario interés arquitectónico, fueron abandonados porque la moral cristiana no permitía ciertas prácticas, y las crecidas del río Guadalevín acabaron sepultándolos. Los trabajos de recuperación han permitido rescatar las tres salas de baño (fría, templada y caliente) y las cubiertas con bóvedas de cañón y tragaluces en forma de estrella. Se conservan, además, parte de las calderas y de los sistemas de conducción de agua.

MURALLA DE NIEBLA

En el marco de las construcciones militares destacan la fortificaciones de las ciudades mediante murallas que presentan torres defensivas a tramos regulares. El recinto fortificado de este rincón del Condado es uno de los más completos e importantes de los que aún se conservan en España. Niebla, en época musulmana fue llamada "la roja" por el color de sus murallas. La muralla tiene un perímetro de 2 km., una altura máxima de dieciséis metros, 48 torres cuadradas de planta rectangular, y cinco torres rectangulares que contienen las puertas principales al recinto.

CASTILLO DE BURGALIMAR

Sobre el cerro que domina Baños de la Encina, en Jaén, domina la conocida como "la fortaleza de los siete reyes", es el segundo castillo más antiguo de Europa, construido en el siglo X, y mejor conservado de la época del Califato de Córdoba. Su inestimable valor histórico y artístico es la razón por la que este castillo sería declarado como Monumento Nacional en1931. Con arcilla, arena y cal, esta construcción, de 2.700 m2, muestra una apariencia sobria flanqueada por catorce torres cuadrangulares que apenas sobrepasan la altura de la muralla. Además de una torre adicional, la torre del homenaje (también llamada almena gorda), edificada en el siglo XV, y que constituye en realidad una modificación cristiana de una de las torres originales.