logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Rincones del Sur
Miércoles, 21 Enero 2015 13:30

La Alhambra: símbolo del arte, innovación y convivencia entre culturas

La Alhambra. Granada La Alhambra. Granada Jesús CM/Flickr.com
Por 

Esta semana en Rincones del Sur nos sumamos a los muchos visitantes de la ciudad palatina andalusí que junto a los jardines del Generalife y el barrio del Albaicín forman el núcleo medieval de Granada, el máximo exponente del legado árabe y principal destino turístico de nuestro país. Llegamos a Madina al-Hamra.




La ciudad de la Alhambra fue concebida como zona militar al principio, aunque pasaría a ser residencia real y de la corte de Granada, a mediados del siglo XIII, tras el establecimiento del reino nazarí y la construcción del primer palacio por el rey fundador Mohammed ibn Yusuf ben Nasr, más conocido por Alhamar.

A lo largo de los siglos XIII, XIV y XV, la fortaleza se convierte en una ciudadela de altas murallas y torres defensivas, que alberga dos zonas principales. Por un lado, la zona militar o Alcazaba, la más antigua donde se sitúa el cuartel de la guardia real. Este recinto, llamado Qa'lat al-Hamra o Castillo Rojo, dará nombre después a todo el conjunto y cuenta con diversas torres defensivas, como las de la Vela y la del Homenaje, entre otras.

Por otro lado encontramos la medina o ciudad palatina, donde se encuentran los célebres Palacios Nazaríes y los restos de las casas de nobles y plebeyos que habitaron allí. Este recorrido comienza por el Palacio Mexuar, en el que funcionaba el Tribunal Real. Anexo a éste se situaba el Palacio de Comares, articulado en torno al magnífico Patio de los Arrayanes, que era el centro de la actividad diplomática y política de la Alhambra. En el Patio, el agua de la alberca conseguía maravillar a los visitantes con un espectacular efecto de espejo, que reflejaba los arcos y la Torre de Comares y hacía de la construcción un palacio flotante.

Palacio Partal/WikipediaPatio de los Leones/Junta de Andalucía/Flickr.comVistas del Patio de los Leones/Wikipedia

El conjunto de los Palacios Nazaríes se completa con el complejo de edificios situados alrededor del Patio de los Leones, quizá el lugar más emblemático de la Alhambra. Éste era el núcleo de la residencia privada del sultán, en el que también había unas dependencias destinadas a las mujeres. Sin duda, uno de los espacios más enigmáticos de la ciudad.

Entre otras construcciones encontramos el Palacio de Carlos V, que se erige después de la toma de la ciudad en 1492 por los Reyes Católicos. Se pretendía que este edificio albergara el gran centro político y residencial del Imperio. Otra construcción cristiana fue la iglesia de Santa María, edificada sobre las ruinas de la que fue gran mezquita real.

Su verdadero atractivo, como en otras obras musulmanas de la época, no sólo radica en los interiores, sino también en su localización, en esa colina roja donde ha generado un paisaje nuevo pero integrado con la naturaleza.




Como vemos, la Alhambra no es sólo un monumento de gran belleza estética, sino símbolo de la convivencia y la integración de las culturas que coexistieron en Andalucía durante la Edad Media. Todo explica su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En el siguiente enlace podéis consultar toda la información necesaria para entrar en este rincón, donde la reserva resulta obligatoria.