logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Tarifazo
Miércoles, 12 Marzo 2014 18:12

Antonio Moreno Alfaro: 20 años denunciando la política energética de nuestro país

Enchufes y conectores Enchufes y conectores Fernando Pastor Flickr.com
Por 

El recibo de la luz está lleno de conceptos de difícil comprensión para los no iniciados: Alquiler de contadores, primas a las renovables, cuota de transición a la competencia, término de potencia, impuestos y, por supuesto, el déficit de tarifa. Sin embargo, algunos de estos conceptos no sólo nos aportan poco como consumidores, sino que, además, engordan la factura hasta el punto de que hay un coste fijo que no depende de nuestro consumo y por tanto no podemos controlar.

Antonio Moreno Alfaro, es un ingeniero industrial sevillano que hace 20 años fue despedido por su empresa por denunciar la connivencia entre las empresas eléctricas para repartirse el mercado de los contadores domésticos. En un intento de demostrar lo improcedente de ese despido, este ingeniero inició una cruzada contra lo que él mismo denomina “la estafa de la luz”. En su página web encontramos multitud de datos sobre cómo, en su opinión, las eléctricas, en connivencia con los diferentes gobiernos, pactan precios y condiciones para repartirse los cuantiosos beneficios del mercado energético en nuestro país.

Entre otras cosas, Moreno Alfaro critica que se nos cobre por el alquiler de los contadores, cuando las empresas no cumplen con su mantenimiento y con la renovación periódica a la que están obligadas por legislación. La no renovación de los aparatos y una mala calibración, que parece favorecer siempre a las eléctricas, tiene como consecuencias un sobre coste para los consumidores, que, tenemos también que pagar una cuota fija en función de la potencia contratada, consumamos o no ese máximo.

A partir de junio, asistiremos a una nueva fórmula: precio de electricidad por hora, sin que el consumidor sepa a priori cuánto cuesta y cuáles serán los tramos en los que pueda ahorrar. Sus promotores lo defienden porque dicen que el precio se determina en tiempo real, pero lo cierto es que, desde el punto de vista de los consumidores plantea muchas dudas. El cambio es tan complejo, que estaba previsto entrara en vigor el 1 de abril y el Gobierno ha decidido posponerlo hasta el 1 de junio.