logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Turismo
Miércoles, 01 Octubre 2014 20:07

Culturaleza, una apuesta innovadora por el patrimonio natural y cultural

Luis Romero (dcha.), durante una visita teatralizada Luis Romero (dcha.), durante una visita teatralizada FB de Culturaleza
Por 

Hace tiempo que el turismo de sol y playa no es la única opción de las personas que visitan Andalucía. Su diversidad natural y cultural y su legado histórico, aunque muy destacable, tiene que reinventarse y adaptarse a un visitante que cada vez es más heterogéneo y demanda ofertas turísticas más especializadas y originales.

Conceptos como 'turismo sostenible' o 'puesta en valor' son paradigmas de las actuales políticas públicas -estatales, autonómicas, comarcales y municipales- en relación a este sector de la economía; conceptos que, de tan utilizados, en ocasiones no se aplican de forma precisa. Turismo sostenible, según la Organización Mundial del Turismo, es aquel que, entendiendo al propio turismo como una industria estratégica, da un uso óptimo a los recursos medioambientales, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar los recursos naturales y la diversidad biológica. Otro elemento que la define es el respeto por el contexto sociocultural de las comunidades anfitrionas, conservar sus activos culturales y arquitectónicos y sus valores tradicionales, y contribuir al entendimiento y la tolerancia intercultural. También, debe asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo, empleo estable, obtención de ingresos y servicios sociales para las comunidades anfitrionas y reducción de la pobreza.

La puesta en valor, en relación al patrimonio histórico, natural o cultural, está vinculada con un proyecto, con una metodología de intervención con dos componentes esenciales: el cultural y su formalización. El primero es producto final de un proceso de investigación histórica donde se vincula la historia del bien cultural con la cultura del lugar y el mensaje que ese bien debe transmitir al visitante. El segundo componente es la formalización del mensaje e implica diseño, organización, conservación y jerarquización de espacios y funciones.

Siguiendo las dos líneas anteriores, los ejemplos son muy numerosos en Andalucía. Uno de ellos, la cooperativa Culturaleza, se encuentra en el municipio onubense de Cortegana. La comarca de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche es el marco privilegiado donde desarrollan la mayoría de sus servicios e iniciativas.




Culturaleza: iniciativa de economía social para la puesta en valor de su entorno.

Luis Romero Vázquez tiene más de 20 años de experiencia en la organización y gestión de alternativas de ocio y culturales, como el Encuentro de Alternativas de Sevilla, encuentros de arte en la Sierra de Huelva y las Jornadas Medievales de Cortegana. "Culturaleza surge con un proyecto de mis compañeros y socios que, en su proyecto de fin de carrera -son historiadores-, idearon una especie de empresa que le pusieron ya nombre, Culturaleza, porque se trataba de fusionar cultura y naturaleza... porque la idea es apostar por un turismo cultural donde podamos recuperar las tradiciones costumbres y formas de vida de nuestros antepasados y aquí, en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche".

Luis, además, es "dramaturgo, comediante, cuentacuentos, artesano, dibujante de sueños, faro de la imaginación,..."; un carácter ecléctico que se transmite y ayuda a definir una gran diversidad de actividades que lleva a cabo esta Sociedad Cooperativa Andaluza. Más allá de los servicios turísticos, también desarrolla proyectos de formación en la gestión turística o la propia recuperación y gestión de espacios destinados al turismo, como el cámping 'Ribera del Chanza'. Un ejemplo son las visitas teatralizadas, en las que los visitantes no son meros espectadores, sino que participan en la trama de esa pequeña obra con la que, además de divertir, ayudan a conocer mejor el contexto histórico y social de los elementos patrimoniales. Una iniciativa original y que han exportado a otros lugares fuera de la provincia de Huelva; por ejemplo, por el casco histórico de Sevilla:




Con estas iniciativas contribuyen a la puesta en valor del patrimonio de su entorno cercano, a partir de su filosofía y sus posibilidades. Pone el ejemplo un sendero aledaño a Cortegana en el que hay diez antiguos molinos de rodezno para harina, actualmente abandonados. Sin poder realizar una puesta en valor "física", en el sentido de una rehabilitación y restauración que compete a las administraciones públicas, Culturaleza aporta una puesta en valor "espiritual, de sensaciones. Que los visitantes vivan, a través de un actor que hace de arriero, cómo se molía, para qué, de dónde venía el trigo, para qué lo utilizaban y todo lo que suponía ese momento y ese enclave en los años 40". Cada evento es particular, pero intentan transmitir, en cada uno de ellos, ideas como 'Imagina-acción', 'crea-actividad' y 'partici-pasión': concebir alternativas a los modelos turísticos existentes y llevarlas a cabo.

culturaleza apaisada

"Normalmente, un turista cuando visita un lugar se lleva un montón de recuerdos en su cámara. Nosotros apostamos por unas fotografias diferentes, que se quedan el corazón. Por eso, apostamos por un turismo de sensaciones y emociones donde el turista se lleve algo más que una simple fotografía."

-->
-->