logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Violencia de Género
Miércoles, 19 Noviembre 2014 14:24

Violencia de género, el mayor caso de sometimiento en la historia

Mujer maltratada con un bastón. Mujer maltratada con un bastón. Carboncillo de Goya
Por 

Hacer una retrospectiva en lo que se viene a la violencia de género viene a ser algo así como abrir la cámara de los tormentos, ya que estamos hablando de la violencia más antigua que conoce la humanidad. Tal y como recogen muchas autoras, la primera de las grandes explotaciones que ha protagonizado el ser humano, incluso previa a la esclavitud, es la explotación y sumisión de la hembra al varón.


En este punto, es importante resaltar el principal aspecto que nos ha llamado la atención y que muestra, hasta que punto, es la sociedad patriarcal la que ha fomentado y justificado la violencia de género, la violencia constante en los niveles físicos y psicológicos de la mujer, tanto por parte de la pareja como de la sociedad en su conjunto.

Así, un simple repaso a las leyes en las distintas sociedades, desde las esclavistas de la Antigüedad (Grecia-Roma) hasta las sociedades occidentales modernas nacidas al calor de la Revolución Industrial, nos encontramos con que son las propias legislaciones las que justifican y normalizan la violencia de los hombres sobre las mujeres por motivos de género.

Sociedades esclavistas

Ya hemos comentado en otras ocasiones el hecho de que tanto en Grecia como en Roma, la situación social de la mujer era similar a la de los esclavos. Sin prácticamente derecho alguno, supeditada al marido en todo momento y enclaustrada en el hogar, único ámbito en el que podía desenvolverse con algún tipo de libertad, aunque siempre bajo la supervisión del marido.

En Roma, a partir del término jurídico de Pater Familia, el hombre disponía de total dominio y control sobre la mujer, incluido el término jurídico de Manus que justificaba el uso de la violencia sobre la mujer.

Edad Media

Esta situación se agrava si cabe con la imposición de la moral cristiana a partir de la conversión de Constantino y de que el Cristianismo fuera la religión oficial del Imperio. Y se desarrollarían en todo su esplendor durante la Edad Media con el inicio de la caza de brujas de la Inquisición y la aparición del Malleul Malleficarum, un libro en el que se recogía la forma más adecuada de torturar a los sospechosos de satanismo, entre los que hay un lugar muy destacado para la tortura y muerte de las supuestas brujas.

Edad Moderna y Contemporánea

No trajo una mejor situación para la mujer la edad moderna, aunque si bien es cierto que se fueron modulando algunas de las leyes que justificaban la violencia de género, como sucede con la ley del dedo pulgar. Esta se trata de una legislación de inglesa que permitía que los hombres golpearan a sus esposas siempre y cuando lo hicieran con una vara con un grosor no mayor al de un dedo pulgar. Esta ley no se derogaría en Inglaterra hasta 1889, con lo que nos podemos hacer una idea de la situación que han vivido las mujeres durante siglos, en los que las leyes eran la base que justificaba la violencia contra ellas. Una situación, que en los términos legales, continuaba en el mundo occidental hasta hace no mucho tiempo, y como ejemplo no hay más que recordar que durante el franquismo la mujer tenía una consideración de menor de edad, por lo que legalmente no podía tomar decisiones sobre su propia vida sin la supervisión del marido o el padre, hasta tal punto que no podía ni siquiera tener un cuenta corriente en un banco.

Cambio en la tendencia

En este punto podemos considerar increíble que sean las propias leyes las que justifican la violencia de género. Sin embargo, en las últimas décadas se ha dado un paso adelante en la defensa de la mujer, lo cual nos podría ayudar a finalizar este artículo con un análisis de los avances en ese aspecto. Sin embargo, la historia nos dice algo muy diferente, y como se suele decir, como ejemplo un botón: No es hasta finales del siglo XIX, que se dicta en los Estados Unidos, en el Estado de Maryland, en 1882, la primera ley para castigar el maltrato conyugal. En la misma se imponían como pena cuarenta latigazos o un año de privación de libertad al victimario por los abusos cometidos, pero después de sancionado el primer caso, inexplicablemente cesó la comisión de este delito, o por lo menos su denuncia, siendo derogada esta ley en 1953.

En esta ocasión os dejamos un enlace al buscador académico de Google en el que podréis encontrar una ingente documentación que analiza la violencia de género desde prácticamente todos los puntos de vista. Esperamos que os resulte interesante

 

-->
-->