logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Voluntariado
Miércoles, 03 Diciembre 2014 12:49

De la estigmatización de la pobreza y la caridad. Miguel Mañara

Hospital de la Caridad. Hospital de la Caridad. www.commons.wiki.es
Por 

De la caridad y la estigmatización de los pobres hasta las leyes asociativas de mediados y finales del siglo XX, según en qué país europeo pongamos nuestra lupa, la evolución de lo que hoy conocemos como voluntariado ha ido de la mano a lo largo de nuestra historia de los distintos modelos de ayudas a las personas más desfavorecidas de la sociedad. En esta edición haremos una breve aproximación a estos modelos incorporando algunos ejemplos que sirvan a quienes estén interesados en profundizar en estos contenidos.


En nuestro viaje a través de la historia, lo primero que nos hemos encontrado es una buena noticia sobre el ser humano, y la experiencia nos dice que hay que valorar en su medida esta realidad ya resulta realmente difícil en este tipo de aproximaciones. Así, podemos afirmar que el voluntariado, concebido con la actividad altruista que mueve a una persona para ayudar a otra u otras que estén en dificultades, es una repetición constante a lo largo de toda la historia del ser humano. Podrían ponerse mil ejemplos, pero baste el primero para comprender que el impulso altruista de proteger a los más débiles es, como otros muchos menos positivos, inherente al ser humano.

Comenzamos nuestro viaje de esta edición a partir de la Edad Media, momento en el que la Iglesia Católica comienza a monopolizar la acción solidaria, y sobre todo, el momento en el que nace una visión de la acción voluntaria que marcará los siguientes siglos y aportará una importante contradicción a los modos en los que realizamos esta actitud altruista.

La visión de esta acción generada desde la Iglesia, más aún en esa época, se fundamentó en lo que conocemos como caridad, que en sí misma se centra en paliar los problemas coyunturales y en ningún caso pretende un cambio social que elimine de una vez por todas esas desigualdades.
Igualmente, y a partir de la idea general de la época, en la que la responsabilidad de la vida de los hombres y mujeres sobre la tierra no le pertenecía sino a Dios, comienza a aparecer un contrapunto a la acción caritativa basada en la estigmatización, ya que las creencias religiosas abonaban el camino para considerar la pobreza o los defectos psíquicos o físicos como un castigo divino.

Como nuestra intención aportar ejemplos cercanos a esta doble actitud por parte de la Iglesia, que se encuentra en la base de la evolución de la acción social durante siglos, es el momento de hablar de los hospitales de caridad. Unos espacios muy comunes en la sociedad andaluza desde la Edad Media y durante toda la Edad Moderna, e incluso la Contemporánea, y que resumen las dos aproximaciones a la acción voluntaria de protección social que asumió la Iglesia en España desde la Edad Media hasta la llegada de la democracia en 1978.

Así, los hospitales de la caridad en Andalucía eran espacios ligados generalmente a hermandades religiosas que tenían como objetivo prestar auxilio a las personas enfermas, a los reos condenados a muerte y en general a todas aquellas personas que no disponían de recursos ni capacidad física para valerse por sí mismo.

Como ejemplo más claro tenemos el Hospital de la Caridad de Sevilla, promovida a finales del siglo XVII por Miguel Mañara a causa de la concatenación de una serie de catástrofes naturales y sus consecuentes periodos de hambrunas que mermaron de una manera importante a la población sevillana de la época.

Puedes profundizar sobre este tema en estos enlaces:

- Estudio de la profesora Navidad Areque de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense sobre la evolución legislativa del voluntariado.

- Publicación del portal oficial de la Unión Europea sobre la evolución del voluntariado en España.

 

-->
-->