logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

xpocalypse
Miércoles, 09 Abril 2014 19:09

Razones y consecuencias del fin de Windows XP

Fondo de escritorio típico del Windows XP Fondo de escritorio típico del Windows XP Flickr Nick Perla
Por 

Desde el 8 de Abril Microsoft ha dejado de brindar soporte al Windows XP. Esto no significa que todo aquel ordenador que lo tenga instalado deje de funcionar, sino que se volverá con el tiempo más vulnerable a los software maliciosos, ya que no recibirá actualizaciones de seguridad, parches ni correcciones de errores. Además, Microsoft tampoco brindará asistencia técnica a los usuarios de este sistema operativo.

No es la primera vez que un sistema operativo queda obsoleto, pero este hecho cobra importancia si tenemos en cuenta que a día de hoy Windows XP es el segundo sistema operativo más utilizado en el mundo, sólo superado por Windows 7. Un 27,69 % de los ordenadores del mundo usan Windows XP a marzo de 2014, es decir, cerca de 500 millones de ordenadores se verán afectados por este cambio.

Microsoft ha creado una página web en la que explica los motivos de esta decisión, que también afecta al Office 2003. Según la compañía informática, los sistemas operativos tienen un ciclo de vida de un máximo de 10 años: cinco años de soporte estándar y cinco de soporte extendido, cifra que ya han superado ambos productos.  Microsoft además argumenta que las continuas innovaciones en materia informática y de comunicación han dejado a estos productos obsoletos. “La mayoría de usuarios a día de hoy esperan capacidades en sus ordenadores que prácticamente ni se conocían en el año 2001”, argumenta la empresa estadounidense para dar carpetazo a 12 años de soporte para Windows XP y a 10 para Office 2003.

Desde esta semana, los usuarios de Windows XP tendrán que elegir entre varias opciones: actualizar su sistema operativo a uno más moderno, como el Windows 7 o el 8; contratar un soporte Premium con Microsoft, que les permita seguir utilizando el XP sin problemas; cambiar de sistema operativo y elegir alguna de las opciones que nos da el software libre; o seguir utilizando el Windows XP como hasta ahora, asumiendo los posibles riesgos.

Estos riesgos atañen sobre todo a la seguridad. Como explica el ingeniero de seguridad Tim Rain en su blog, a partir de ahora los ciberdelincuentes podrán detectar y explotar agujeros de seguridad sin que Microsoft haga algo por evitarlo.

Esta situación es grave a nivel de usuario, pero es que va más allá si tenemos en cuenta que más del 10% de ordenadores usados por gobiernos y empresas siguen utilizando Windows XP, según la firma de ciberseguridad Qualys Inc. En Estados Unidos, por ejemplo, destaca el caso de General Electrics, que usa el XP en sistemas de control industrial usados para operar desde puertas de plantas de gas y electricidad hasta perforadoras de plataformas petroleras y motores de aviones. También en Estados Unidos nos encontramos que cerca del 95% de los cajeros automáticos operan con alguna versión del XP. Aunque en este caso el Gobierno estadounidense ya se ha adelantado y ha firmado un acuerdo con Microsoft para que brinde soporte a la versión de los cajeros hasta al menos 2016.

En España, el 32% de las empresas tienen Windows XP, según un estudio de Microsoft elaborado por Ipsos MORI. Y lo más grave es que muchas de ellas no tienen preparado un plan de migración a versiones más actualizadas de Windows.

Son sólo algunos de los datos de una situación que se ha denominado “Xpocalypse”, un juego de palabras que viene a resaltar la importancia de este cambio de sistema operativo. Pero en Andalucía Diversa hemos querido contactar directamente con Microsoft para que nos expliquen mejor qué supondrá este cambio. “No se trata de obsolescencia programada, se trata de algo normal en la industria”, quiso aclarar Lidia Pitzalis, responsable de prensa de Microsoft en España, que recordó que otras empresas dan sólo 4 años de soporte a sus productos y Microsoft en cambio ha dado 13 al Windows XP, y “ya ha llegado el momento de jubilarse”. Aunque el fin del soporte se anunció en 2007, Lidia recordó que “como cualquier transición no es sencilla, no es inmediata y hoy hay todavía 1 de cada 5 ordenadores con XP”.

Los usuarios que mantenga Windows XP tendrán todavía el antivirus que ofrece Microsoft, aunque Lidia aclaró que “esta no es realmente garantía, porque puede haber no solamente un virus sino alguien que entre en el sistema operativo”, creando una brecha de seguridad y exponiéndonos a la pérdida de datos. Si esto es grave en el caso de PCs particulares, peor es en el caso de empresas, que serían “irresponsables” de seguir con un sistema operativo “obsoleto”. En ese sentido, citó un estudio que alerta del riesgo de las empresas de tener aunque sea sólo un equipo con Windows XP. Las empresas que quieran seguir usando XP pueden contratar un servicio Premium “para que la transición sea lo más sencilla posible”.

Por último, Lidia Pitzalis animó a la gente que tengan periféricos (escáners, impresoras, webcam, etc.) incompatibles con otras versiones de Windows a comprarse otros más actuales, ya que “los drivers irán desapareciendo”. También recordó que todo aquel que quiera saber si su sistema operativo es Windows XP y si necesita actualizarlo puede entrar en la web www.tedejoenbuenasmanos.com.

-->
-->